Blogs

José Moreno Losada

De lo divino y lo humano

Prohibido robar la alegría – la Navidad- a los niños

Un día de esperanza, igualdad y luz

Acabo de llegar a casa, tras una jornada de vivencia evangélica y comunitaria de una riqueza inefable, y ahora me toca retomar lo que mañana será mensaje homilético en la eucaristía.En el día de hoy nos hemos reunido miembros de los movimientos de los estudiantes católicos –JEC- y de profesionales cristianos –PX- ambos de acción católica especializada. Cada grupo ha trabajado sus reflexiones propias de cada ambiente, edad y procesos. Los profesionales seguimos con el tema de la igualdad desde los ámbitos propios de las profesiones,  hemos rescatado gestos, personas, procesos que están dando señales verdaderas de que es posible trabajar a favor de una igualdad evangélica, donde las personas están en el centro de la sociedad y de todos los quehaceres y servicios. Ha sido una lluvia de grandeza en lo pequeño, de pobrezas que enriquecen, de alabanza a lo público bien gestionado como camino de justicia y dignidad para todos, especialmente para los más débiles, de cómo la igualdad del Reino y de la bondad sólo es asequible desde la apuesta por perder en el camino del éxito, de la eficacia y del poder, a favor de lo más humano y realizador.

Jóvenes con sabiduría divina, seguidores de Jesús

Los jóvenes estudiantes también han hecho sus reflexiones propias buscando dónde está la verdadera luz, la que conduce a la construcción de las personas auténticas y originales, esas que son capaces de escuchar al ángel de la encarnación que anuncia a Jesús de Nazaret como verdadero modelo de los jóvenes inquietos y comprometidos. Y cómo tienen que luchar para que no les deslumbren las estrellas de la rivalidad, la separación, el individualismo, el consumismo, la indiferencia… Y han manifestado su fe en lo que es el centro de la celebración cristiana de la Navidad, el Jesús de Nazaret, que estuvo dispuesto a ser para los demás y ofrecer un modo de vida fraterno que lleve a la verdadera felicidad y a la auténtica alegría. Después hemos celebrado la Eucaristía juntos, con la palabra de Dios proclamada por los niños y jóvenes, la llamada a la alegría divina, a la que es auténtica y para siempre, que no es falaz y engañosa, ni pasajera.

Los niños y el Belén:   Armando el Belén

Han sido los niños quiénes nos han recordado con un mural dibujado por ellos que el centro de todo es Jesús, que las personas más cercanas a él y que mejor vivieron la navidad fueron José y María, que eran muy sencillos. Que los reyes se postraron ante él porque en su pobreza traía la mayor riqueza, el regalo de la salvación, y que por eso había en el portal muchas estrellas que representaban la alegría y muchos corazones encendidos que nos recordaban que nada hay más valioso, ni más divino y humano, que el verdadero amor.

Del rosa y el cielo encendido: estad alegres   –   El rosa del atardecer

Y en la tarde he visto el atardecer encendido con un color rosa violeta que se transformaba en rojizo de fuego, que anunciaba el paso por la noche para una mañana de eternidad encendida en el amor y que no tiene vuelta de hoja. Y he recordado que mañana es el tercer domingo de Adviento, que se llama “Gaudete”, de la alegría. Se escuchará al apóstol que nos da como el undécimo mandamiento: “Estad alegres”. La iglesia pone para ese día el color litúrgico rosa, que también se usa en otro domingo de cuaresma, en que se invita a la alabanza y la confianza en el camino a la cruz. Rosa como el atardecer de hoy. Yo sentía alegría profunda por lo vivido y compartido hoy, todo acabó con una comida comunitaria sencilla y genial, familiar y alegre, cada uno puso algo y sobró de todo, culminando con un café para los mayores que somos más tardones y nos regodeamos cuando nos encontramos.

La casulla rosa y el corazón de Manolo

La imagen puede contener: 4 personas, personas sentadas e interiorY lo identificaba con una señal sencilla pero reveladora, porque hace unos días llegó mi amigo Manolo  –tras un accidente casi mortal y una rehabilitación muy larga y dolorosa- con Loli, su mujer, y Adela –una de sus hijas- con su pareja, para traerme un regalo que yo no podía imaginar. Él es un hombre de Dios lleno de vida, ánimo y alegría sin fondo.

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, sentado e interiorEs cierto que no podía imaginarlo, dije que podía ser esto, aquello, lo otro… no acerté. Me entregó una caja, la abrí con expectación, y me quedé sorprendido al ver que dentro de la caja venía una casulla de las que usamos para celebrar la eucaristía. Pero era en la oscuridad y no puede observar bien el color, él me llevó a la luz y me dijo:” fíjate en el color”, es rosa¡  Le hacía mucha ilusión regalarme una casulla del color litúrgico de la alegría, la había buscado por muchos sitios, y se la habían enviado de Galicia. Yo no sabía qué decir, le reñí por gastar su dinero en algo para mí, etc. Y además en algo que se usa dos veces al año, pero me rindió con su explicación: “Hace mucho tiempo que tenía ganas de hacerte este regalo, descubro en ti a un sacerdote con mucha alegría, a mí me la transmites y quería decírtelo así, quería que tú te pusieras esta casulla en el domingo de la alegría como símbolo de tu vida y como expresión de lo que yo quiero que nunca te falte y se lo pido a Dios y a la Virgen María, que como buen salesiano sabes que la amo, ella también fue muy alegre…” Y yo, como no podía ser menos, me abracé a él y a su esposa, y prometí que este domingo la estrenaría con mucha alegría y que mi predicación haría referencia a este símbolo, a este color.

No les robemos la navidad, tienen derecho a la alegría:  

La imagen puede contener: 1 persona, exterior¿Soy alegre? No lo sé, pero si estoy convencido de que no tengo derecho a permitirme la tristeza, me refiero a aquella que nace de la soberbia de vivir centrado desde ti mismo y creer que te falta mucho, e incluso que eres muy defectuoso; eso te da una tristeza que no nace del amor sino del desamor. Cuando hay amor, puede haber dolor e incluso tristeza amorosa, pero no faltará la alegría del alma, la que orienta desde el sentido y la esperanza, más allá incluso del fracaso y la debilidad. Esa alegría es la que trae la navidad y la pascua de la resurrección, la que es profunda y plenifica el interior de cada hombre, la que verifica que la felicidad es una tarea interior.La imagen puede contener: una o varias personas Los niños han estado revoleteando todo el día entre nosotros, los jóvenes y los mayores, llenos de una alegría sana sin oscuridad ni corrupción, y pensaba yo esta tarde que no tenemos derecho a robarles la verdadera navidad, que tenemos la responsabilidad de ayudarles a descubrir el camino de la verdadera alegría, a no falsearla y desvirtuarla para hacérsela fácil y externa. Así que mañana celebraré con la mayor alegría del mundo, y con la mejor casulla rosa, el tercer Domingo de Adviento, lo haré abrazado a Manolo –que es todo un ejemplo de fe para mí- y su familia, con todos los niños de la parroquia que tienen derecho a que no les robemos la auténtica navidad, la que habla de la verdadera alegría, y pediremos al Señor que nos siga enviando a ángeles humanos que nos recuerden: “No temáis , alegraos, os ha nacido un salvador…”

 

 

La imagen puede contener: 1 persona, de pie e interior

Temas

Otro sitio más de Comunidad Blogs Hoy.es

Sobre el autor

“Entre lo divino y lo humano, pero sin fronteras entre lo uno y lo otro, va deambulando mi vida de cada día, como la de todos. Me muevo como ciudadano de a pie en la ciudad secular, como hermano en medio del mundo y como oveja-pastor en el ámbito eclesial, y no soy más que puro intento de una identidad en estos caminos de lo humano y de lo divino. Abro este blog con el deseo de seguir siendo encuentro y, ojalá, para abrir los ojos, con todos vosotros, a lo trascendente y lo inmanente de nuestra historia cotidiana." Pepe Moreno Losada, nacido en Granja de Torrehermosa en 1958, ahora –ya mayor- sacerdote en Badajoz y profesor en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura.

diciembre 2017
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031