Hoy
img
Categoría: Crisis y dolor
Navidad, silencio por favor

Nacimiento felicitación

En mis últimas lecturas he sido tocado de un modo especial por un pequeño libro de Pablo d´Ors titulado ‘Biografía del silencio’, lo sigo releyendo desde mi propio ser y vivir, no tanto por lo que dice sino por lo que me evoca y sugiere desde la realidad de cada día, sobre todo desde lo que se mueve y noto en mi interior. Él trabaja con una clave fundamental que podemos compartir todos y que está cercana a la de Nietzsche cuando afirma «que quien tiene un por qué para vivir resiste cualquier cómo», o a la de Saint-Exupery, en el Principito, cuando sostiene que «lo esencial es invisible a los ojos porque sólo se ve bien con los ojos del corazón». La clave de la biografía del silencio está precisamente en eso, en desnudarse ante la realidad y adentrarse en la intemperie de lo que es, para ser realmente cada uno lo que somos en lo profundo. Se trata de no deformar, con nuestros ruidos y exterioridades, lo más profundo y lo más auténtico, ni dejarnos avasallar por el ruido ensordecedor que provoca tanta insatisfacción y que radica en el fracaso y en el sinsentido de una apariencia revestida del hacer, el tener, el poder e, incluso, del placer inseguro y pasajero.

Recientemente fallecía el sociólogo Bauman, que analizaba nuestra sociedad actual y su cultura, calificándola como «líquida», término que en principio puede parecer hasta ambiguo o ambivalente, porque si por un lado nos habla de ausencia de solidez y firmeza, para posible fundamentación segura, por otro nos abre al mundo de las posibilidades y de la flexibilidad, de poder dar formas y modos que sean nuevos y respondan a nuevos tiempos. Pero su interpretación era profética en el análisis, demandando una buena revisión. Según él, vivimos en una sociedad líquida, es decir inestable y fugaz. La globalización y el consumismo deshumanizan al hombre. El mundo está en constante cambio, todo está regido por el dinero, el individualismo y la búsqueda de poder.

La sociedad del compra y tira ha impregnado también las relaciones humanas. Se trataría como una revitalización, agigantada, del principio filosófico de Heráclito cuando afirmaba que «nadie se puede bañar dos veces en el mismo río», porque el agua del río está constantemente cambiando. Siglos después, Bauman, avisa del peligro que supone llevar esta corriente cambiante al ser, al vivir, al sentir, y hasta el mismo amor de los humanos, donde puede llegar a ser tan normal cambiar de móvil como de pareja. Se trata de los efectos de la insoportable levedad del ser, hasta en el amor. Por ese camino la Navidad está agotada, la divinidad se escapa de lo humano mucho más que lo humano de lo divino, porque aterrizan divinidades que ocupan todo el pensar, sentir y el hacer de la humanidad y de la historia. Se mueven hilos, aparentemente solos, que están dirigidos desde claves y valores muy concretos y dualistas, anverso y reverso de la moneda-valor en curso, como: el consumo-placer, la riqueza-eficacia, el poder-desigualdad, rapidez-inseguridad, hipercomunicación-soledad. Los intereses, organizados planetariamente, se divinizan y someten la historia mundial: mercados, políticas, ideologías, fuerzas; todo con halo de misterio insondable para los humanos, con una realidad que envuelve y determina en el desconocimiento de nosotros mismos, sin poder hacer nada.

Avisa Pablo d´Ors, en ‘Biografía del silencio’, cómo el ser humano de a pie, que busca vivir y que su vida tenga sentido, huye adentrándose en su propio yo por caminos que le despojan de su ser y su verdadero sentir. Ante el miedo de divinidades tan impuestas, nos centramos en un yo con armaduras férreas para conseguir ser fuertes en la realidad y aliarnos con ejércitos ganadores, buscando la excelencia en los caminos del éxito, el triunfo, el consumo, el poder, el placer. Y entendiendo que todo lo que obstaculiza alguno de estos objetivos es destructivo y acaba con la vida, con nuestra seguridad y nuestra felicidad. Cuando esto ocurre el dogma de lo externo se impone como la dosis necesaria de la vida. Entregamos el alma y salir de este enredo vital no es fácil, es todo un reto.

En esta sociedad líquida para evitar el ahogo, el primer paso, con necesidad farmacéutica de urgencia, ha de ser el camino del silencio, o lo que es lo mismo, dejar a la realidad que sea y propiciar que ante la realidad también aparezca lo que realmente nosotros mismos somos ante ella. El silencio como camino de autenticidad –búsqueda de nuestro yo–, no se trata de huir y alejarse de lo real, sino adentrarse en ello sin armadura ni seguridades falsas, abiertos a la intemperie para ser en el mundo, estar en él, dejarnos hacer y vivir desde lo más auténtico y verdadero que existe en nuestro interior. Pasar de ser desalmados a almados, desarmarnos para armarnos con la verdad de la vida. En cristiano es lo que se propone en el misterio de la Navidad, cuando celebramos la encarnación de lo divino, la aceptación de que Dios se da en lo más humano, sin más caretas ni disfraz que lo cubra, no puedes estar más claro el Evangelio lucano, lo proclama el ángel en la noche de la Navidad, en la noche de la humanidad-divina: «Ésta será la señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre». La humanidad hoy tiene que volver a ella misma, convertirse, y adentrase en su interior por el camino de la desnudez y la intemperie, estamos llamados a ser, en hacernos por dentro está la verdadera felicidad, porque ésta es una tarea interior. No hay otro camino o verdad, o nos abrimos al ser, al espíritu de la vida, o sucumbiremos ahogados en lo falsedad de una liquidez que está ahogando a la historia actual en la patera de este siglo. No hagamos ruido en la Navidad, silencio divino por favor.

Ver Post >
Visita al Belén desde los pequeños…

Escuchar una homilía

En alguna ocasión escuché que el pastor debe saber ser oveja. Discípulo, me gusta ser discípulo, y por eso a veces ocupo lugar en los bancos del templo para escuchar  la homilía de un sacerdote. Lo hago en mi propia parroquia con Paco Maya y eso me ayuda y me alimenta en mi fe. Ayer estuve en una celebración navideña de Cáritas, en la parroquia de Jesús Obrero, en el cerro de Reyes, y nos dirigió la homilía Antonio Sáenz Blanco. Lo hizo con  una profundidad y unas claves evangélicas, a la par que pedagógicas, que me sedujo. Le rogué que me la enviara  y aquí me tenéis compartiéndola a diestro y siniestro, creo que la invitación que nos hace a visitar el Belén – viviente de verdad y de hoy- es excelente para nuestra reflexión y oración en estos días.  Este guión nos ayudará a buscar el verdadero silencio y contemplación al que nos invita la Navidad Cristiana.

belenEL BELÉN DESDE CÁRITAS…

Aunque en cada comunidad hay un equipo de Cáritas, Cáritas somos todos. Todos somos parte de esta familia, todos implicados en su tarea de servicio, promoción, incidencia, denuncia…

Adviento-Navidad, tiempo de celebrar la cercanía, la presencia de Dios en medio de nuestra historia, un Dios hecho carne, un Dios que camina con nosotros, que no es de barro, pero sí se embarra.

El portal y los portales

En estos días, que también son de conversión profunda, os invito a hacer un ejercicio: visitar belenes. Una mirada al Belén, al más famoso de los portales. ¡Ay los portales!, sobre todo los bancarios. Son puerta de entrada para acceder al dinero y al confort y, al mismo tiempo, refugio-dormitorio para los excluidos. Parece que la historia se repite y siguen siendo espacios de contradicción.

Hace mucho tiempo, una noche cualquiera, ahí, en un portal, en un espacio de exclusión, se hace presente, según anunció un pregonero, “el Mesías, el Señor”. Qué hermoso anuncio y qué desconcertante la señal que lo complementó: “Encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre”. Dios hace opción por la pobreza, la pequeñez, la debilidad. Necesita de nosotros. La gran luz, las grandes conquistas surgen de lo pequeño, nacen de abajo, de lo aparentemente insignificante. Los lugares de exclusión son el espacio vital de Cáritas, su razón de ser. Ahí tiene que descubrir al Señor y visibilizarlo.

José y los sueños

Mirada a José, aparentemente un dormilón que se sueña con los angelitos. No es así. Más bien sueña con los ojos abiertos, tiene los pies en el suelo y, sabiendo sortear leyes y dificultades,  protege a su María,  y evita los peligros para su familia, aunque para ello tenga que convertirse en un inmigrante desplazado.  A Cáritas nos enseña a no dejarnos vencer por los obstáculos, despertar de nuestros letargos, rutinas, hábitos enquistados y hacer lo que nos dice “el ángel del Señor”.

María, mujer,mujer

María. Mirarla es reconocer la deuda inmensa que la Iglesia y  el mundo tenemos con las mujeres. Ella es escucha, acogida, disponibilidad, ponerse en camino hacia donde la llama la necesidad, reconocimiento de las opciones y acciones magníficas de Dios en favor de los pobres y oprimidos, fuente de alegría.  De ella podemos decir que es contemplativa en la acción, mística y profecía. Ahí tiene Cáritas un buen espejo donde mirarse.

La vida de cada día… los pastores 

Al Belén le da un ambiente especial la gente sencilla. Son la mayoría: personas lavando, forjando, haciendo pan, sembrando, tocando la flauta, sacando agua… Son la imagen de trabajadores, voluntarios y destinatarios de la acción de Cáritas, que conformamos esta familia.  Entre ese grupo tienen protagonismo los pastores. Son trabajadores, pertenecientes a un pueblo pobre, oprimidos por un fuerte imperio, sometidos a impuestos que aumentaban su pobreza; gente que vive a la intemperie, pero organizados, realizando el trabajo por turnos; están en grupo, lo que siempre es un arma de defensa y herramienta de transformación. En medio de la noche y de su noche ellos reciben un anuncio luminoso: “Os ha nacido un Salvador, el Mesías, el Señor”. Cáritas tiene que ser ángel que se acerque a la gente sencilla, sea parte de ella, conozca sus necesidades, les ayude a descubrir sus opresiones, analice con ella la realidad, discierna la voluntad de Dios y anuncie y haga creíble el mensaje esperanzador de la posibilidad de construir organizadamente un cielo nuevo y una tierra nueva donde habite la justicia y haya vida digna para todos. Así la noche irá dando paso a la aurora de la salvación.

Los magos y la caridad política

Hay una canción que dice: “No sé si eran reyes, no sé si eran tres; lo más importante es que fueron a Belén”. Los Magos son gente inquieta, inconformistas, buscadores. En algo tan cotidiano como una estrella ven un signo de algo nuevo. Eso les hace ponerse en camino, dejando su confort. Ellos experimentan que llegar a la meta que uno se traza en la vida no es fácil. En todo proyecto aparecen luces y sombras, alegrías y tristezas, esperanzas y desalientos. No se rinden, son constantes y, con actitud de dejarse ayudar, preguntan para despejar sus dudas e ignorancias. Experimentan asimismo que hay poderes malignos, que se encierran en la seguridad de sus castillos  y echan mano a la mentira y al crimen si hace falta, para sofocar los cambios que ponen en peligro sus privilegios. Caminando unidos e interpretando correctamente los signos, se encuentran con el Señor, se desborda su generosidad y regresan por otro camino, que no significa cambio de ruta, sino hacerla con valores nuevos.

El Belén está fuera y busca la libertad

Resultado de imagen de antonio saenz blancoNo es fácil el camino que Cáritas emprende cada día. Pero no puede renunciar a ponerse en marcha, a ser una Iglesia en salida, a ser un hospital de campaña, a vivir con corazón compasivo y entrañas de misericordia, a estar atenta a los signos de los tiempos, a hacer alianza con personas e instituciones que tienen en su horizonte hacer este mundo más humano, a no plegarse ante los poderosos, a no perder su libertad ni siquiera a cambio de su propia preservación, a seguir descubriendo cada día a su Señor en los lugares de pobreza y marginación.

Cáritas ha de tener forma de estrella y luz

Y terminamos con la estrella. Guía hacia el que es portador de un mundo nuevo, donde brillan la libertad, la justicia, la paz, la solidaridad, la acogida, el acceso real de todos a los bienes de la vida. Cáritas tiene que proyectar ráfagas esperanzadas que hagan creíble que otro mundo es posible, ser estrella que visibilice socialmente las realidades sombrías e incidir para que ocupen lugares preferenciales en las agendas públicas.

Ande, ande…

Dejando burro y vaca para otra ocasión, ojalá nuestras visitas a los belenes nos hagan tomar conciencia de que tu compromiso – el de Cáritas y el de cada uno- mejora el mundo.

Antonio Sáenz Blanco. Párroco del Cerro de Reyes. Badajoz.

Ver Post >
Apnaba y Aspaceba, lo divino de lo humano

Adviento y discapacidad: razones para la esperanza.

Estuvimos unidos por un mismo Padre y unos mismos sentimientos: Padre de todos.

Estad atentos…
La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie e interiorEl primer Domingo de Adviento coincidió con el día de la Discapacidad. En nuestra comunidad el maridaje fue perfecto. Nuestra celebración tuvo un color especial, Dios se nos ha revelado y manifestado en Apnaba y Aspaceba, dos centros de chavales con autismo y con parálisis cerebral que están al lado del centro parroquial.  Ese Domingo se nos pedía estar atentos al Señor que llega, y ciertamente llegó espabilándonos.

Una madre “normal” que pide “normalidad”
El testimonio de una madre de Aspaceba ha resonado fuerte en nuestra comunidad parroquial de Guadalupe. Dolores, cuando terminaba la Eucaristía del primer Domingo de Adviento coincidiendo con el día de la discapacidad, subió al ambón desde donde se proclama y se predica la Palabra de Dios y dijo palabras que, siendo humanas, se hacían para nosotros divinas. Así dijo: “Soy Dolores, madre de una niña con parálisis cerebral del centro de Aspaceba. Digo niña porque aunque tenga treinta y ocho años, ellos serán siempre nuestros niños. Tengo que confesaros que si la aventura de ser padres es un reto permanente de obstáculos, dificultades y logros, la de tener un hijo con un problema especial como los chicos de Apnaba o Aspaceba, es una aventura todavía mayor, las dificultades y obstáculos se multiplican y los logros son pequeños, lentos, a veces imperceptibles y a veces se estancan y hay que aceptar que hasta aquí hemos llegado…otras también es verdad los cambios son enormes y sorprendentes. Estas realidades han existido siempre pero afortunadamente en la forma de abordarlas se ha avanzado mucho. Antes cada familia tenía que resolver su problema como pudiera, hoy se han unido y han pasado del anonimato, de esconder incluso a sus hijos, a trabajar y luchar por conseguir unos derechos y una dignidad de vida que tanto a los chicos como a las propias familias les corresponde. Contar ahora los orígenes de cada asociación, Apnaba y Aspaceba, no procede, pero sí mirar con enorme gozo cómo han florecido los dos edificios de estos centros, junto a esta parroquia, así me gusta mirarlos, como flores que llevan mucho de arado, de siembra, de riego, mucho mimo…y también muchas inclemencias. Ahí están, dando acogida y recogiendo entre sus muros tantas sonrisas, alegrías y bienestar de nuestros hijos. Seguimos avanzando y queremos llegar a que la sociedad entera tome conciencia de estas personas y los integre totalmente en ella, no solo proporcionando medios, quitando obstáculos y barreras sino mirándolos con los ojos de la normalidad, conociéndolos, tratándolos y queriéndolos como se merecen.”

Tesoro y sagrarios vivos
Con estas palabras, en nombre de Aspaceba, agradecía a la parroquia Virgen de Guadalupe que abriera sus puertas y corazón a estas realidades. Sí, hoy el primer Domingo de Adviento, cuando comienza el tiempo de la esperanza y se nos llama a vivir en lo profundo, a mirar la realidad como Dios la mira, hemos comenzado con un deseo que es “estar atentos a la realidad, porque en ella está la salvación”. Creemos que hay mucha salvación en estos centros, no por sus edificios sino por la marea de vida que se mueve dentro de ellos, en los usuarios, los trabajadores, los padres… Ahí vemos claves de la verdadera vida y salvación, porque ellos tienen una mirada positiva y esperanzadora de la vida, allí donde parece que no se puede esperar nada luchan incansablemente esperando un pasito más, donde otros sólo ven límites ellos ven posibilidades, miran dejándose afectar y organizan su vida en sus familias para que ellos puedan dar pasos poniéndolos los primeros para que sean ellos los que marcan el ritmo, miran comunitariamente dejando de ser individuos para ser asociación, familia grande, y además creen que el mundo se puede transformar y hacerse más auténtico y original, que se pueden derribar barreras como dice el proyecto de la parroquia, mirando y midiendo a las personas no por lo que tienen, saben o pueden sino por lo que son, por la capacidad de amar y de ser amados. Por eso, Dolores, nos decía que muchas gracias por lo que hacíamos por ellos, pero no dejaba de darnos una enseñanza cuando nos decía que hoy al salir de la parroquia no sólo se iban a llevar unos dulces a casa, sino que ellos nos daban una gotita de aceite para la alcuza de la vida, porque ellos, los que llamamos discapacitados, son muy capaces de sacar lo mejor de cada uno de nosotros si le damos la oportunidad, así lo sienten sus padres y los que están cerca de ellos.

Resultado de imagen de discapacitados en parroquia guadalupeNuestra parroquia está orgullosa de ellos, porque sabemos que no solo tenemos el sagrario eucarístico en la capilla donde reservamos el pan consagrado de la eucaristía, el Cristo hecho pan, sino que tenemos también esos sagrarios vivientes en los que realmente está presente el Dios que se da a trozos en todos los que vemos pasear en nuestro entorno, en ese hervidero de vida y esperanza que son los centros de Apnaba y Aspaceba. Hoy hemos celebrado que la salvación también nos llega por ellos y que no podemos dejarla escapar, queremos estar atentos y recibir el tesoro que encierran en su debilidad para hacernos fuertes, queremos hacer lo que nos pedía esta madre: conocerlos, acercarnos, tratarlos, celebrar con ellos, quererlos con toda normalidad, darles el mejor sitio de nuestra comunidad porque ellos son más imagen de Dios que nadie, en su sencillez, naturalidad, pobreza, confianza… Hoy ha sido un comienzo de Adviento singular y original, hemos visto al Dios salvador de un modo especial en aquellos que viven desde el autismo y la parálisis cerebral y en los que los rodean con amor y dedicación. Gracias Dios mío por ayudarnos a abrir los ojos y estar más atentos.

 

Ver Post >
Un ejército de mujeres fuertes. (En el día contra la violencia de género)

Las religiosas en el mundo y en la Iglesia

De la violencia de género y la igualdad

Miles de mujeres y hombres salen a la calle contra la violencia machistaHace tiempo escribía algo que aparecía en la tribuna de este diario HOY sobre la igualdad de género como tema transversal tratado en las jornadas de formación de los jóvenes estudiantes católicos y los profesionales cristianos que les acompañaban en el paradisíaco paraje de la Garganta de Cuartos en Losar de la Vera. Allí confesaba yo mis reticencias al tema y me conversión a la importancia y relevancia de este tema en la formación de los jóvenes y, en mi caso, también de los adultos. Hoy día de concienciación del tema la violencia de género y la necesidad de combatirlo he vuelto a sentirme tocado de un modo especial.

María mujer de Dios, mujer de libertad

En la mañana mientras me aseaba escuchaba la radio, en este caso a Pepa Bueno que me ponía al día de la cuestión celebrada con testimonios directos y opiniones varias. Después enseguida recibía los watsap con las canciones reflexivas y motivadoras, como la de Bebe en su enlace de YouTube, “Malo”, y yo hice mi propia aportación en audio a mis conocidos dando gracias a Dios por todo lo que he recibido en mi vida de las mujeres, sin las cuales yo no sería lo que soy sin duda alguna. Y hasta alguna canción religiosa mariana en la que aparece la grandeza de la Virgen como mujer viva y transformadora: “Madre de los pobres, los humildes y sencillos, de los triste y los niños… tú la más pobre porque nada ambicionaste…toda tu riqueza fue tenerle solo a Él” y en ella a esa mujer que sabe del Dios que derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, que despide vacíos a los ricos y sacia de alimentos a los pobres…”. En ella veía representada a la humanidad en su perspectiva femenina y materna, en su lucha y su verdad, en su dignidad y la justicia que se le debe.

La mirada divina y su feminidad

Pero la verdadera vivencia la experimenté en el quehacer que hoy me tocaba desde mi ministerio. Mercedes, religiosa presidenta de la Confederación de religiosos de nuestra diócesis, me había pedido que si podía acompañar a los religiosos en el retiro con el que se preparan para este tiempo de Adviento que ya mismo vamos a comenzar los cristianos. El tema deseado tenía que ver con la esperanza en nuestro tiempo. Yo que siempre quiero estar dispuesto para los religiosos, porque creo que les debemos muchísimo, acepté y pensé en compartir con ellos un tema de la palabra de Dios que me parece iluminador y provocador de ánimo y de esperanza: “La mirada salvífica y esperanzadora de Dios sobre la humanidad”. Y allí estaba yo con mis apuntes y mi deseo de ser instrumento útil en esos hilvanes para que pudieran contemplar a Dios y la vida, en el tono de la esperanza histórico salvífica.

Cuarenta mujeres vírgenes, pobres y obedientes: madres, llenas de riquezas y libres

Allí estaban unas cuarenta mujeres –varones no había en este caso- dispuestas a pasar un día de silencio y de oración contemplativa que alimente su vida consagrada, en orden a profundizar en el conocimiento de Cristo para más amarle y seguirle, y renovar su fidelidad a Dios en su entrega consagrada a los hermanos. Y al comenzar la oración , se me vino al corazón, la imagen de todas ellas, una a una, porque yo les iba a hablar de la mirada divina y allí sentía y percibía yo, que eran sus miradas la que eran divinas, y que serían ellas las que a lo largo del día me iban a estar hablando de la mirada compasiva y fecunda de Dios. Allí estaban mujeres que organizan y llevan todo el peso del comedor de Martín Cansado y muchas cosas más, las que atienden ancianos cerca de Valdebotoa, las que se desviven en el cerro de Reyes con las mujeres del barrio en la promoción de la mujer y quieren pasar de la asistencia a la transformación viva y eficaz de las personas débiles y rotas, las que colaboran en el centro hermano acompañando fraternal y maternalmente a los adictos, las que atienden y cuidan enfermos a diario, las que acompañan a estudiantes en las residencias, las que organizan empresas de solidaridad y transformación de reciclaje, las que dan su vida por los que tienen problemas serios psicológicos como la esquizofrenia, las que han cuidado a enfermos del sida, las que van a la cárcel con los presos, las que avivan colegios con espíritu de humanismo cristiano, las que acompañan niños y jóvenes en las parroquias, las que visitan a ancianos que viven solos en sus casas, las que han pasado años y años en países pobres… las que cada día se levantan muy temprano y están todo el día maquinando como ser más para los demás, como darse mientras haya fuerza y se cuidan en su interior en su apertura al misterio de lo divino en Jesucristo para poder amar como él nos ama… y así seguía y continuaba en cada rostro, en cada conversación, en cada mirada, contemplando lo que yo balbuceaba e intentaba decir con hilvanes del libro del  génesis, palabras de los profetas, citas de los evangelios, claves de la cristología paulina… y hechos de vida que a flor de piel les podía iluminar lo que, día a día, ellas van luchando y conquistando en la realidad de un amor en el que se consumen y se gastan.

Madres sin límites, ricas en su pobreza… y libres

Muchas de ellas mayores, alguna ya bastante mayor y se confesaba de que su pecado era que ya no podía hacer todo lo que deseaba a favor de los más necesitados, que le estaba costando mucho aceptar su debilidad y ofrecerla, junto a los débiles de la historia. Allí no podía por menos de ver cómo se realizaban los verdaderos votos evangélicos de su vida consagrada: Vírgenes no para la esterilidad, sino para una maternidad sin límites, una fecundidad que cubre a los rotos y a los más inútiles a los ojos del mundo que son los preferidos de Dios; con un voto de pobreza que no les llevaba a la ruina sino a la verdadera riqueza, la de aquellos que se gastan enriqueciendo a los demás con su generosidad y que pueden alabar a Dios porque descubren que las riquezas de este mundo pasan a cuchilla por la polilla y la carcoma, pero la riqueza de la bondad de Dios en inmortal y nadie la puede quitar del corazón de los sencillos, por eso ellas viven con la paz mayor del mundo; y obedientes sin entregar la libertad, al revés llevándola al máximo, porque para ser libres las liberó Cristo, no tienen otro horizonte de obediencia que la surge del corazón del Padre Dios ante las necesidades de los hermanos, ahí está su horizonte, no buscan hacer lo que quieran, sino lo que los hermanos más necesitan. Por eso si tienen que habilitar un lugar para la ola del frío de este invierno se preparan y ya tienen sus hamacas y sus sacos de dormir comprados para todos los pobres de la calle, y están dispuestas a dormir con ellos, porque quieren formar una casa cálida con ellos, un lugar que lo sientan como familiar. Sienten que Dios les manda servir a los desheredados y en eso está su verdadera libertad, en hacer lo que el Padre les sugiere con su espíritu. Nos quieren ser perfectas pero se desviven por ser compasivas, y es que no hay otro camino de perfección que el amor compasivo.

Perdón por las violencias del descuido, la minusvaloración, a veces,  la desigualdad  o el no aprecio…

Por eso hoy, sentía deseos –aunque no lo he hecho explícitamente- de pedirles perdón por las veces que desde el ministerio sacerdotal -varones-  no las valoramos en su grandeza evangélica para la iglesia, por las veces que no son valoradas por los obispos, por los espacios en los que son especialistas y no se les tiene en cuenta para programar y decidir eclesialmente, porque a veces encuentran más apoyo en el mundo secular y hasta político para sus intenciones que en la propia institución eclesial, porque en nuestros planes diocesanos no contamos lo suficiente con su aportación a la hora de planificar y compartir responsabilidades, porque a veces en las comunidades parroquiales no se les reconoce el protagonismo de entrega que ejercen y el servicio que prestan… De alguna manera, violencias que tienen de trasfondo la cuestión del género, cadencias históricas, que al día de hoy estamos llamados a superar con rapidez por razones humanas, sociales, culturales y lo que es más urgente: razones evangélicas y eclesiales, porque hemos de obedecer a Dios antes que a los hombres y en este tema me da que estamos obedeciendo más a “nuestro ser varones” que a Dios, aunque lo revistamos hasta de teología. Bendigo a Dios porque hoy me ha mirado divinamente en este ejército de mujeres consagradas con una virginidad que las hace madres universales, con una pobreza que enriquece a muchísimos, y con una obediencia que está haciendo libre a muchas de las personas con las que se encuentran y a las que sirven especialmente en ámbitos de pobreza, debilidad y dolor.

Ah y gracias a todos los religiosos en España, y en la Iglesia, que han mantenido la llama encendida en momentos de oscuridad y desorientación, sufriendo en sus propias carnes la tentación de la huida, pero permaneciendo en la búsquedas de la fidelidad a Dios y a los hombres con el deseo de caminos nuevos y verdaderos.

Ver Post >
I Jornada mundial de los pobres: “No amemos de palabra…”

Ser y no temer: Todos somos pobres entre los pobresResultado de imagen de I jornada mundial de los pobres



Me piden que escriba lo que hemos contemplado a la luz del Evangelio en la Eucaristía de hoy. Lo que he dicho hoy en la homilía, aunque la he pensado más para mí que para nadie.

Una jornada mundial de la Iglesia ante los pobres

Un Domingo  más en torno a la Palabra de Dios en nuestra parroquia, en la misa dominical. En el contexto de los últimos domingos del tiempo ordinario, que nos darán paso al nuevo año litúrgico con el adviento, nos presentan evangelios de carácter escatológico, aquellos que nos hablan del futuro divino al que estamos llamados por el amor de Dios, son evangelios que nos hablan del juicio definitivo, el juicio del amor, que nos ilumina a la luz de las obras de la generosidad: “Porque estuve enfermo, hambriento, sediento, enfermo, encarcelado¦ y me reconociste, te acercaste y me ayudaste.

En este contexto litúrgico, el Papa Francisco ha invitado a toda la Iglesia a que miremos a los más pobres de la tierra, que toda la Iglesia fijemos nuestra mirada compasiva en los pobres, hoy es la primera jornada mundial de los pobres, que se institucionaliza para años sucesivos.

No nos pide una colecta, sino una mirada compasiva, no se trata de dar sino de ponernos delante de ellos y poder contemplar la riqueza divina que nos puede llegar a través de ellos. Porque esa es la clave cristológica fundamental desde la que vivimos: “Cristo, siendo rico, se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza”. La pobreza nos enriquece si nos abrimos a ella con el corazón de Dios y somos capaces de abrirnos a la realidad de Dios que se nos ofrece como salvación en ella, en aquellos mismos que olvidamos y rechazamos por su pobreza.

No esconder, no huir… el talento

Se nos pide que los miremos a las personas en la mayor pobreza, en su verdadero valor, que es el mismo que el nuestro. Hoy cuando escuchamos la parábola de los talentos se nos invita  a entrar en el corazón de la misma, que no es tanto de una responsabilidad moral, sino de un aviso profundo: “Tuve miedo y fui a esconderlo”. Hay un miedo, que nos ciega, nos esconde, nos lleva a huir, y entonces nos hacemos incapaces del verdadero gozo, de la verdadera vida, del verdadero banquete y la auténtica riqueza.

Los talentos no son las capacidades de tener, saber o poder, sino algo más profundo y verdadero: es la vida, el verdadero regalo divino, somos “imagen de Dios”. Lo somos en África o en Europa, siendo hombre o mujer, listo o torpe, rico o pobre, exitoso o desgraciado. Ahí está  nuestro verdadero valor, nuestra autenticidad más original. Ahí reconocemos que somos imagen en la debilidad, como el Señor, “envueltos en pañales y acostados en un pesebre”, y  que lo somos en el resucitado, porque cuando éramos pecadores y limitados, el dio su vida por nosotros, y la dio por todos, por el santo y el por el más desestructurado de la historia, dándonos valor por su verdadero amor entregado.

El Papa nos invita a dar tres pasos muy sencillos en este dí­a de los pobres del mundo:

  • Reconocerlos, ponerles nombres. Muchas veces nos rodean, les damos limosnas, pero es necesario mirarlos a fondo, y dejar que Dios nos ayude a reconocernos desde ellos mismos. Nos da miedo mirarlos y reconocerlos, porque tememos nuestra propia pobreza, cuando los miramos desde el silencio y desde la interioridad fecunda y contemplativa nos damos cuenta de que todos nosotros si nos ponemos a la intemperie, sin seguridades exteriores,  somos tan pobres y desgraciados como ellos. Las seguridades con las que vivimos no dejan de ser vendas de nuestra propia debilidad y pobreza. Todos somos criaturas y abandonados a nosotros mismos, sin los demás y nuestra suerte, nos quedamos en pañales y en el pesebre. Por eso el Señor en los pobres nos invita a conocernos profundamente, a reconocernos débiles como los más pobres, y a vivir agradecidos, enormemente agradecidos. Sólo en nuestra debilidad y pobreza Dios se hará fuete y encontraremos la verdadera seguridad, no la que conquistamos nosotros o nos dan los demás, sino la que fundamenta nuestro Dios, sólo El es nuestro escudo y nuestra fuerza, y lo es de  todos, porque todos somos imagen de El en nuestra pobreza y debilidad. No somos menos pobres que los pobres, por eso somos hermanos también en la pobreza. Así lo decía el propio Papa a los encarcelados: “yo no soy mejor que vosotros… yo en vuestro contexto e historia posiblemente también estaría en la cárcel”.

 

  • Acercarnos: hacernos prójimos. No des limosna si no es desde la cercanía, no se trata de algo económico, sino de encarnación como el Señor que se despojó de su rango, sus poderes y seguridades,  para hacerse uno de tantos, llegando incluso a la mayor pobreza de morir en la cruz como un esclavo. Acercarnos es hablar, conocer, hacer amistad, poner nombre, saludar, echar un rato, informarse, contarle nuestra vida y nuestras cosas, escuchar las suyas.  Salir del anonimato ante ellos y dejar que ellos, si quieren, salgan del suyo ante nosotros. En nuestro barrio, nuestra parroquia, en la región, en el mundo, conectar y compartir vida. Hacer que nuestra comunidad parroquial sea habitable para ellos, que esté abierta, tengan su lugar como uno más, y puedan celebrar la vida y su Dios con nosotros, que tenemos la misma vida y el mismo Dios. Que pasen de la fría puerta a la mesa caliente del pan y el vino.

 

  • Compartir: que no es darles, es sentarnos en la misma mesa, hacer el mismo camino, divertirnos juntos, pasear, reí­r, llorar,  pasar fiestas entrañables juntos, invitarlos a nuestros acontecimientos, “porque si invitamos solo a los que pueden pagarnos invitándonos ellos, eso también lo hacen los paganos, a nosotros se nos invita a ser imagen de Dios que invita a los pobres que están en los cruces de los caminos, a los que no pueden pagarle, es decir, a todos nosotros.

 

  • El Evangelio de Hoy, como los pobres actuales, no nos exigen nada, al revés quieren darnos algo que nadie nos lo puede dar. nadie más que Dios, y eso es  vencer al miedo que impide que entremos en el verdadero gozo del Señor. El miedo a salir de nuestra indiferencia indolora, el miedo a reconocernos por reconocer a los otros en sus pobrezas, el miedo a ser buenos y generosos como muchas veces deseamos en lo más profundo de nuestro corazón, pero que lo acallamos por un temor tonto asentado en el deseo de una seguridad falsa. Yo me doy cuenta que tengo miedo, yo que predico sé que podí­a nombrar y nombrarme más ante los pobres, que podrí­a acercarme muchí­simo más a los que  menos tienen, y que siento el deseo de ser más generoso y compartir mucha más vida pero me quedo en la comodidad de una seguridad que me empequeñece y me empobrece con la claves de un mundo injusto e insolidario.

 

  • Nuestro Dios, que es el Dios de los pobres  -de todos los hombres que son criaturas y dependientes, o sea, todos- quiere hacernos ricos en los más pobres de la tierra, y para eso está dispuesto a hacernos libres, a liberarnos de los miedos que nos impiden se auténticos y originales como lo es Él. Desea romper con todo lo que nos impide ser verdaderas imágenes de Dios y ver la imagen verdadera de Dios en el corazón de los más pobres de la tierra,  a esa imagen que desea abrazarnos para enriquecernos con la riqueza que nadie nunca nos podrá quitar y que nos abre las puertas del Banquete Eterno.

 

  • Comamos juntos en la mesa del pan universal , pidamos a Dios Padre el pan Nuestro de cada día, pero sobre todo pidamos que nos quite el miedo que nos quita su verdadera presencia en nuestro corazón y nos impide su amor más auténtico y original, líbranos de este mal que nos ciega para no ver a los más pobres, no acercarnos y no saber compartir con ellos. Haznos verdaderos prójimos de los últimos con la fuerza de tu Espíritu.

Ver Post >
Del sepulcro y la vida -Desde la riada en Badajoz-

Palabras pronunciadas en la Eucaristía que se ofreció por los fallecidos en la riada en la Parroquia de Jesús Obrero de Badajoz, en el Cerro de Reyes, presidida por  Francisco Maya, vicario episcopal de la ciudad. Considero que merece la pena reflexionar a partir de ella.

Del sepulcro surgió la vida…

(A los 20 años de la riada)

Resultado de imagen de riada en badajoz

Aquella noche aciaga

Hace 20 años vivimos una noche infernal, caótica y cruel; noche de muerte y destrucción causada por una lluvia torrencial, que convirtiéndose en un río desbordado, arrasaba por doquier, matando a 24 personas y una desaparecida; y dejando que este barrio del Cerro y parte de la barriada de San Roque y los pueblos de Valverde de Leganés y de Balboa experimentarán el dolor de casas destruidas y de enseres totalmente perdidos. Aquella noche, unida a las semanas siguientes, fueron días de desconcierto, de rabia, de preguntas incesantes, culminando siempre en aquél grito de Jesús: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”. Sentimos la impotencia ante una naturaleza que inesperadamente rugía con fuerza, y caprichosamente destruía en unas horas lo que había requerido años de esfuerzo y de trabajo. En nuestro corazón resonaban las palabras del libro de las Lamentaciones: “Me han arrancado la paz, y no me acuerdo de la dicha… Estoy sin fuerza y abatido”.  Así eran como se encontraban cientos de familias experimentando la finitud del ser humano y el misterio de una naturaleza incontrolable.

Dolor de la naturaleza           

Se escribieron ríos de tinta tratando de dar explicaciones y razones de por qué había sucedido aquella catástrofe. Habrá algunas razones, no lo dudo, pero cuando la naturaleza campea libremente por dondequiera difícilmente puede ser encauzada y contenida. Esta realidad nos pone de relieve hasta qué punto el hombre no es un ser todopoderoso, capaz de controlar todo cuanto sucede en el universo. Ahora bien, los cambios climáticos tienen también causas producidas por el ser humano como dice el Papa Francisco en la encíclica Laudato si”. “Nunca hemos maltratado y lastimado nuestra casa común como en los últimos siglos. Pero estamos llamados a ser los instrumentos del Padre Dios para que nuestro planeta sea lo que Él soñó al crearlo y responda a su proyecto de paz, belleza y plenitud” (LS 53).

Brotó la vida y la armonía de la solidaridad       

Resultado de imagen de riada en badajozY cuando el caos y la muerte aparecían como vencedores, surgió la vida: la solidaridad brotó como un río caudaloso para poder consolar, sanar y acompañar a todas las familias afectadas. Los hombres y mujeres de Badajoz y otros pueblos se convirtieron en voluntarios anónimos limpiando el barro de las casas y de las calles, ayudando en el reparto de alimentos y enseres y haciendo de samaritanos poniendo el bálsamo del dolor compartido, de la escucha y del consuelo a tantas familias destrozadas y desorientadas. Los de Protección Civil y los bomberos trabajaron hasta la extenuación; los militares salieron de sus cuarteles para ejercer su labor humanitaria, y se hicieron presentes tanto para quitar barro como para aportar cuanto hiciera necesario. Los políticos de las distintas instituciones del Estado como de la Región y de la ciudad de Badajoz se coordinaron y actuaron con gran eficacia, olvidando las diferencias políticas. Toda la ciudad se sintió solidaria con el Cerro de Reyes. Y desde toda España llegó una riada de solidaridad propiciada por particulares, instituciones, asociaciones, comercios, empresas, equipos de futbol, etc.

Signos de resurrección en medio de la tragedia      

Si la muerte inesperada destruyó sueños y proyectos, y nos había metido en el sepulcro, la vida del Resucitado se hacía ahora presente a través de la riada de la solidaridad, que corría repleta de fraternidad y unidad con todos los afectados. En Cáritas, como en otras instituciones, nos sentimos desbordados por tanta generosidad. Había que organizar y hacer que todo lo que se recibió llegará con celeridad a los afectados, pero no irracionalmente. Todos ponían su grano de arena, para que la esperanza brotara y renaciera desde el amor hecho solidaridad.

Las instituciones estatales, autonómicas y locales estuvieron a la altura que se les pedía. Se consiguió realojar y dar cobertura a los que se habían quedado sin hogar. Y también se consiguió el reto, a corto y largo plazo, de rehacer y planificar un nuevo barrio. Hay que agradecer la voluntad política, para poder llevar a cabo las inversiones económicas que se necesitaban. Lo que parecía imposible conseguir en tan poco tiempo se logró. Tanto la administración estatal, gobernada por el PP, como la autonómica, gobernada por el PSE, y la local, gobernada por el PP, a través del dialogo y el esfuerzo común planificaron un nuevo barrio y lo construyeron en un tiempo récord.

Lección de vida y política auténtica

Del sepulcro, en donde habitaba la muerte, surgió la vida del Resucitado, que se hacía realidad a través del diálogo, la colaboración, el entendimiento y la búsqueda de soluciones eficaces para los más pobres. La auténtica compasión, hecha solidaridad y justicia efectiva, ponían de manifiesto que no hay mejor medicina para el ser humano que el amor solidario, que nos hermana y nos hace compartir juntos los sufrimientos y las alegrías de los otros.

Samaritanos para siempre?

Todos fuimos samaritanos en la apuesta decidida por liberar a las familias de tanto sufrimiento, aunque fueron ellos los que sufrieron en sus carnes el miedo, la angustia y el desconsuelo al padecer el horror de una noche que siempre quedará marcada en sus mentes y corazones, y, sobre todo, el dolor ante la pérdida de sus seres queridos.  Pero permitidme que haga referencia a dos personas, que creo debemos recordar: a Don Santiago Moreno, párroco en aquel momento de esta barriada, que sufrió y lloró con su gente, quedando marcado para siempre por la experiencia vivida, y a D. Manuel Malagón, que llevaba poco tiempo como sacerdote en este barrio, y metido en la calle, entre la gente, se dió por completo. Y sin querer quitar protagonismos a autoridades civiles, quiero recordar aquella homilía de D. Antonio Montero, Arzobispo de Mérida-Badajoz, que en la celebración de los fallecidos por la riada en la Granadilla, marcaba pauta de cómo actuar.

Resultado de imagen de riada en badajozHermanos, aún queda mucho por hacer, la vida que brotó de aquella solidaridad debe permanecer en este barrio y en toda la ciudad. Aún hay mucho sufrimiento, mucha gente sufre por la falta de trabajo, y se encuentran en la pobreza y la exclusión. Debemos de nuevo unirnos todos para afrontar los grandes retos de nuestra ciudad. No se trata de echarnos las culpas unos a otros, sino de sentarnos, dialogar y buscar soluciones eficaces para luchar contra la pobreza en las barriadas de Badajoz. Éste quiere ser el empeño de nuestra Iglesia, y por eso desde Cáritas diocesana se quiere planificar un programa de lucha contra la pobreza para las barriadas más pobres de la ciudad. Ojalá que el espíritu que marcó el quehacer en la lucha contra los efectos de la riada sea el que prevalezca en estos momentos.

Francisco Maya Maya. Vicario Episcopal de la Ciudad de Badajoz.

(Homilía pronunciada en el 20 aniversario de la Riada)

Ver Post >
Sobre el autor José Moreno Losada
“Entre lo divino y lo humano, pero sin fronteras entre lo uno y lo otro, va deambulando mi vida de cada día, como la de todos. Me muevo como ciudadano de a pie en la ciudad secular, como hermano en medio del mundo y como oveja-pastor en el ámbito eclesial, y no soy más que puro intento de una identidad en estos caminos de lo humano y de lo divino. Abro este blog con el deseo de seguir siendo encuentro y, ojalá, para abrir los ojos, con todos vosotros, a lo trascendente y lo inmanente de nuestra historia cotidiana." Pepe Moreno Losada, nacido en Granja de Torrehermosa en 1958, ahora –ya mayor- sacerdote en Badajoz y profesor en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura.